sábado, 30 de enero de 2010

La Sra Edita explica como hacer el soplillo.


La cocina es el espacio que aglutina todos los saberes y secretos de las familias campesinas. Allí la madre le cuenta a la hija como su abuela preparaba antiguos potajes, por ejemplo el soplillo del trigo, que se elaboraba para darle consistencia y contundencia a la cazuela.
La Señora Edita Henríquez, de la localidad de El Carmen, cuenta que el soplillo es una técnica laboriosa, que toma tiempo y dedicación. Para hacer un buen soplillo es fundamental que el trigo no este maduro, debe estar  verde para que así  la semilla conserve un poco de humedad. "Hay que sacar el trigo antes de que se coseche y usualmente se encuentran en los chaguanes (donde hay humedad)”.

La Sra. Edita dice que lo ideal es comenzar a hacer el soplillo temprano por la mañana para evitar el calor del día, ya que todo el proceso se trabaja en las cocinas exteriores, donde están las ollas, el fogón, las cenizas y los utensilios y enseres
culinarios.
Una vez que se corta el trigo, se amarran las espigas tiernas, se ponen sobre  un harnero y se van restregando con la mano hasta quedar solamente las semillas  que  luego se colocan  en la Kallana (una especie de tostador hecho de latón) sobre el fogón y se mueven como tostándolas,  en seguida la Sra. Edita, saca  la kallana del fuego y  pone las semillas en una palangana, vuelve a moverlas  y comienza a soplarlas, como cuando se sopla la lana para que se desenrede, después de moverlas y soplarlas un rato, queda un refinado producto que es como una especie de tallarín crespo de color dorado que se agrega a la cazuela, el soplillo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario